descarga (3)

Desarrollo emocional en la infancia

DESARROLLO EMOCIONAL EN INFANCIA0-6 meses

Aparecen las emociones primarias: alegría, asco, irritación y tristeza. Aparece el llanto como primera comunicación para llamar la atención. La expresión de las emociones positivas se incrementa si son alentadas (apego). Se observan intentos de regulación de las emociones negativas, chupándose el dedo, el chupete o girándose a un lado. En esta etapa empieza a discriminar las expresiones faciales de alegría, enfado o tristeza.

7-12 meses

Las emociones primarias se vuelven más evidentes: enfado, temor, tristeza. Mejor la autorregulación: se mecen solos, se alejan de lo que les disgusta etc. Aparece la sonrisa social. Mejora el reconocimiento de las expresiones de las emociones primarias ajenas. Es capaz de aprender a discriminar los estímulos a través de la expresión facial de los demás.

1 a 3 años

Aparecen las emociones autoconscientes: vergüenza, culpa, envidia y orgullo. Desarrollan mejor la regulación emocional a medida que adquieren autonomía. Expresan hablando su rechazo o placer. Aparece la empatía con la comprensión de las emociones que sienten los demás.

3 a 6 años

Perfeccionan la autorregulación (desvío de la atención, reinterpretación de la situación etc.) El juego simbólico es una fuente de descarga emocional ya que pueden adoptar un estado emocional diferente al suyo.

El lenguaje será un instrumento con el cual el niño comprenderá la realidad, comunicará experiencias y expresará sentimientos. Son capaces de disimular parcialmente lo que sienten. Adquieren conocimiento de las reglas. Desarrollan la Conciencia Emocional.

Mejora la comprensión de las causas y consecuencias de las emociones. La respuesta empática se hace más común.

Son conscientes en la elección de las personas y las emociones que genera esa relación.

6 – 12 años

Mejora el acatamiento de las reglas de despliegue emocional. Las emociones autoconscientes se interiorizan. Las estrategias de autorregulación se diversifican y son más complejas.

La respuesta empática se fortalece. Se percata de que las reacciones emocionales pueden diferir ante el mismo acontecimiento.

Adolescencia

Mayor conciencia de sus estados afectivos y sus consecuencias. Tiene muchos frentes en los que luchar (cuerpo, sexo, autonomía, personalidad…) lo que le produce una inestabilidad de sus estados de ánimo. Egocentrismo y falta de flexibilidad.

Analiza la información sobre la situación y lo que conoce de la otra persona para inferir los sentimientos de los demás.

 

descarga (3)

“Exhibicionismo” digital y desprotección infantil: el peligro de colgar fotos de nuestros hijos en las redes sociales

tree-200795_1920

Vivimos en la era del exhibicionismo digital patológico en la que constantemente todo cuanto hacemos o pensamos, bueno todo no, sólo lo que creemos que transmite una buena imagen de nosotros mismos, se comparte en una u otra red social. Lo que no se publica, lo que los demás no ven, no existe, pierde sentido. Construimos nuestro mundo entorno a una imagen falsa de nosotros mismos que queremos dar a los demás. Basamos nuestro autoestima y nuestra felicidad en el número de seguidores, de likes, de visitas o de comentarios. Entramos en la banalidad del siglo XXI, cuyos efectos y consecuencias estamos lejos de conocer todavía.

Dentro de este marco social, la polémica está servida en cuanto a publicar fotos de nuestros hijos en internet. Muchos adultos hartos e indignados de que se les juzgue por hacerlo. Y no sin motivo, a nadie nos gusta que nos juzguen ni aún cuando sabemos que lo que estamos haciendo no está bien. Menos nos gustará ese juicio si además creemos que no hay nada de malo en ello. Por otro lado, estamos quienes creemos que son más los perjuicios y riesgos para el menor que los beneficios que él vaya a obtener de dicha situación.

Quizá por inconsciencia, por desconocimiento o por otros motivos, los datos sobre menores expuestos en la red son tan alarmantes: el 81% de los bebés tiene presencia en internet al cumplir los 6 meses, y de ahí para adelante. (Según una encuesta publicada por AVG, firma de seguridad informática). Y es que la presencia de nuestros hijos en las redes no está exenta de peligros. La mayoría de estos peligros son cada vez más conocidos, se derivan de la geolocalización a través de la foto,  de el exceso de información privada que se convierte en pública y de prácticas como el morphing en la que se crean montajes pornográficos a través de imágenes obtenidas de las redes sociales. Pero los peligros no acaban aquí.

Son las primeras generaciones en crecer con una vida púbica, con una imagen de sí mismos creada por otros a la vista de todos. Son las primeras generaciones que cuando lleguen a la adolescencia y tengan la ardua tarea de crear su identidad, contarán con una variable nueva, totalmente fuera de su control y de su decisión: el perfil digital que sus padres le han ido creando. Y es que lo que hoy vemos bien, mañana quizá no lo sea. Crecer con un reflejo de identidad creado bajo el deseo de los padres, más que bajo su propia forma de ser puede acarrear consecuencias en el desarrollo de los menores de los que hoy aun no somos conscientes.

Además, por su puesto, de todas las cuestiones éticas relacionadas con la privacidad. Quizá hay aspectos de su vida que en determinado momento evolutivo prefiere que no se conozcan, o que ayudan a un posible jefe, novi@ o acosador, a decidir y actuar en función de lo que ve y de la imagen que se crea a través de dicho perfil digital.

Y es que los menores tienen derecho a la privacidad y a elaborar su propio perfil digital cuando consideren y como consideren, seguramente después de que su autoestima, su autoconcepto y su identidad empiecen a forjarse apoyándose en informaciones más reales e importantes. Nosotros como sus progenitores tenemos la obligación de velar por ese derecho. Además de enseñarles a usar debidamente internet y las redes sociales cuando ya sean más mayores, para evitar las numerosas consecuencias psicológicas que se derivan de un uso indebido.

Y no es una cuestión tan simple como: son mis hijos y hago lo que quiero. Ejercer la patria potestad significa hacerlo en beneficio de los niños, y hay que preguntarse cuanto beneficio obtienen ellos de estas prácticas y cuantos riesgos asumen, así como cuántas “condenas” les caen al quedar en la red de por vida vídeos y fotos en cualquier tipo de situación.

La Ley Orgánica 1/1982 de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen también establece que el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen es irrenunciable, inalienable e imprescriptible. En el caso de los menores, corresponde los padres o tutores legales la función de velar por este derecho.

Como comenta en un reciente artículo, la fiscal de Manzanares, Ciudad Real, Escarlata Gutiérrez Mayo,  todavía no hay jurisprudencia porque los afectados aún son menores y están lejos de denunciar, pero en unos años, nos encontraremos con adultos cuya vida es totalmente pública en internet, sin haber podido ellos decidir al respecto, con plena capacidad de denunciar a sus progenitores por tal hecho, como  ya hemos encontrado un caso en Asturias.

Y es que nuestra responsabilidad en la nueva era del desarrollo desenfrenado es formarnos y ser conocedores de las implicaciones de nuestros actos, en todas las áreas de su vida. Igual que nos preocupamos qué, cuándo y cómo introducirles la alimentación complementaría, qué educación recibirán, o por la crianza respetuosa, debemos preocuparnos por proteger su derecho de privacidad, de elección y enseñarles a usar las TIC en pro de su autonomía, desarrollo y bienestar.

 

descarga (3)

¿Problemas para dormir? 7 hábitos que nos ayudarán: la higiene del sueño

Higiene del sueño
Higiene del sueño

¿Problemas para conciliar el sueño? ¿numerosos despertares en la noche? o ¿quizá el problema es que te despiertas a mitad de noche incapaz de volver a conciliar el sueño?

La ciencia ha demostrado que el sueño, y específicamente el sueño reparador son imprescindibles para el bienestar físico y psicológico de las personas. El tiempo de sueño y descanso repercuten en diferentes procesos cognitivos y emocionales, como el aprendizaje, la memoria, la tolerancia a la frustración, el estrés, sólo por citar algunos ejemplos. También en el funcionamiento físico del cuerpo como podemos observar en la relación de falta de sueño con la diabetes, o algunos trastornos del sueño con problemas cardíacos, por ejemplo.

Sin embargo, y aun siendo conocedores de estos hechos, el día a día, las preocupaciones, el “desarrollo o comodidad” mal concebidas, como tener la televisión en la habitación de dormir, y otros malos hábitos (alimentación, ausencia de ejercicio físico…) colaboran en la aparición de todo tipo de problemas de sueño. El más común, dormir mal.

La higiene del sueño, es el nombre que se le da a un conjunto de actividades y actitudes encaminadas a conciliar el sueño de forma que sea un sueño reparador, en cantidad y calidad. El objetivo es crear unos hábitos correctos que fomenten el descanso, ya que éste es uno de los pilares de la salud. Veamos cuáles son esas recomendaciones.

1.RUTINA Y RITUAL

La rutina es muy importante. Mantener un horario de acostarse y levantarse constante, incluidos los fines de semana. Aunque puede suponernos un esfuerzo en un primer momento, para recuperar unos hábitos de sueño saludables, es importante establecer esta rutina incluso durante las vacaciones, intentando que las variaciones de las horas sean mínimas. Además del horario, conviene que la rutina diaria abarque alguna actividad más previa a irnos a la cama. El ritual dependerá de cada uno de nosotros. Puede ser una ducha caliente, y una lectura relajada (sin utilizar teléfonos ni ordenadores), o escuchar música suave mientras escribimos en un papel tres cosas del día que nos han gustado, o quizá algún ejercicio de relajación o meditación, los cuales además de establecer un ritual nos ayudarán a disminuir el estrés, a controlar mejor las emociones y a alejar las preocupaciones antes de acostarnos.

2. ENTORNO

La habitación debe ser acogedora, preferiblemente ordenada, sin TV ni otros aparatos electrónicos. Mantener una temperatura adecuada, silencio y oscuridad. Es importante un colchón y una almohada adecuados. Nos puede ayudar también colocar algún aceite esencial relajante, como la lavanda, que perfume suavemente la habitación.

3. CUIDADO CON LAS SIESTAS

La tradicional siesta española puede ser nuestra aliada durante el día o puede convertirse en una de nuestras mayores enemigas. Es conveniente evitar las siestas diurnas. Sin embargo, un pequeño descanso de máximo media hora, sin ponernos el pijama y meternos en la cama, pueden ayudarnos a recuperar la energía necesaria para continuar con nuestros quehaceres.

4. DISMINUYE EL CONSUMO DE CIERTAS SUSTANCIAS

Bebidas estimulantes que contengan cafeína, la nicotina, el alcohol, u otras drogas legales o ilegales repercuten tanto en nuestra capacidad para conciliar el sueño como en la calidad del mismo, por ello es conveniente disminuir o eliminar el consumo de las mismas sobre todo de la segunda mitad de la tarde en adelante.

5. DIETA

La dieta es sumamente importante en nuestra calidad onírica. Como reglas generales, mejor acostarse sin hambre y sin sed, pero sin haber comido mucho recientemente. Es decir, evitar las cenas tardes y pesadas así como el consumo de alimentos procesados, picantes, muy azucarados. Una cena saludable y un pequeño bocado antes de acostarnos, como un vaso de leche, o una fruta, nos ayudarán a dormir mejor. No sólo es importante cuidar la cena, sino la alimentación general, pues igual que la falta de horas de sueño influye en la probabilidad de desarrollar diabetes, la diabetes disminuye la calidad de sueño, entre otros múltiples ejemplos que podemos encontrar de cómo nuestra dieta influye en nuestro descanso nocturno.

6. EJERCICIO FÍSICO

El ejercicio físico moderado, adaptado a las posibilidades de cada uno es una actividad que nos aportará innumerables beneficios físicos y psicológicos, entre los que se encuentra por supuesto descansar mejor. Es preferible que se practique por el día, evitando las horas previas a acostarse y a ser posible en el exterior.

7. LA CAMA… PARA DORMIR

Acostarse una vez que se tenga sueño y no permanecer en la cama más de 30 minutos sin dormir. Si eso llega a ocurrir, es preferible levantarse y realizar cualquier actividad no estimulante y regresar cuando se sienta sueño de nuevo. Evitaremos realizar en la cama actividades propias de otros lugares como comer, ver la TV, leer etc. Y para los que os estáis preguntando qué pasa con el sexo, la respuesta es sencilla, las relaciones sexuales además de saludables nos ayudan a relajar cuerpo y mente, por lo que son recomendadas sin ninguna duda.

Cambiando estos pequeños hábitos podemos recuperar la calidad  y la cantidad del sueño, lo que repercutirá positivamente en todas las áreas de nuestra vida. Una vez hayamos adquirido de nuevo facilidad para dormir y sintamos que tenemos un sueño reparador podremos hacer excepciones a nuestros hábitos sin que nuestro descanso se vea afectado.

Dulces sueños.

Ainhoa Muñoz.

descarga (3)

Emociones y Alimentación

charla-emociones-y-alimentacion-

El jueves 1 de diciembre se llevará a cabo la charla Emociones y alimentación seguida de un degustación de productos de Aragón.

Para el público en general el precio es de 10€.
Para socios de Sabores que Sanan y socios, alumnos y voluntarios de AIPEM, el precio es de 7€.

Conviene reservar plaza por correo electrónico: infozaragoza@aipem.es.

¡Nos vemos!

descarga (3)

10 beneficios psicológicos de montar a caballo


Cuando uno llega a la cuadra y se encuentra de frente con el caballo comienza una comunicación entra ambos que no cesará en ningún momento durante su tiempo juntos. Un baile de emociones mutuas, de peticiones, de entendimiento y comprensión, de confianza.

Y es que montar a caballo no es montar en bici, en moto, o en monopatín. Es montar sobre la loma de un ser vivo, inteligente y sobre todo sensible, con una capacidad de empatía tan grande que resultará imposible engañarle sobre nuestro estado emocional. Y es por esto precisamente que la práctica de la equitación proporciona innumerables beneficios psicológicos, sociales y físicos.

Existen varias terapias donde el caballo es el medio terapéutico para lograr alcanzar los objetivos de diferentes colectivos. Personas con discapacidades físicas o psíquicas, con problemas de adaptación social, de comportamiento, o con alteraciones psicológicas y emocionales practican equinoterapia con unos resultados de mejoría excelentes.

Veamos 10 beneficios psicológicos de montar a caballo

1. El caballo espera un trato firme, coherente y justo, que le permita confiar en nosotros. La práctica de la equitación lleva implícita la necesidad de auto controlar nuestras emociones.

2. Crece la confianza en nosotros mismos conforme vamos siendo capaces de comunicarnos con el animal y de llevar a cabo las tareas propias, tanto pie a tierra, como los cuidados del caballo, como durante la monta.

3. Al comunicarnos con el animal utilizamos nuestra inteligencia emocional, puesto que nos comunicaremos con nuestro cuerpo, con nuestra mente y con nuestra mirada, trabajando la comunicación no verbal.

4. El caballo se adapta a nuestra realidad y exige que nosotros nos adaptemos también a la suya, por lo que modificaremos nuestras conductas acorde a esta situación.

5. Mejora nuestra autoestima facilitando las relaciones interpersonales y la integración social.

6. Aumentan nuestras responsabilidades lo que nos aporta una mayor independencia y libertad.

7. Mejoran nuestras inseguridades conforme aumenta nuestra confianza. Se reducirán miedos y fobias antes presentes en nosotros.

8. Interiorizamos la importancia de las reglas, las normas, la seguridad y el orden, aspectos imprescindibles a la hora de disfrutar de la equitación de forma conjunta, caballo -jinete.

9. Mejora nuestro estado emocional en términos generales, disminuyendo el estrés y la ansiedad, lo que se refleja en una mayor sensación de bienestar.

10. Potencia la intuición, la capacidad de reacción y la planificación según las consecuencias.

Es un deporte que puede disfrutarse en familia, con amigos, o en soledad, por entornos de naturaleza que reconfortan. Una actividad de entretenimiento, diversión y esfuerzo. Donde lo mejor viene determinado por la relación que creamos con el caballo, un amigo sin igual que nos entenderá y acompañará durante todo nuestro camino común.