Beneficios del gateo

 

feet-990164_1920

El desarrollo de los niños difiere en tiempos y formas. La predisposición genética y el entorno, el ambiente en el que se desarrolla el bebé marcan las diferencias entre unos y otros.

No todos los bebés pasan por la fase de gateo (entre los 7 y los 12 meses aproximadamente), pero no por ello el gateo deja de ser una actividad sumamente importante en el desarrollo de los pequeños de la casa.

Es más, dados todos los beneficios que aporta, sería interesante  favorecer el entorno y el ambiente para propiciar el gateo, incluso fomentarlo de forma activa a través de ciertas actividades.

Aporta beneficios a nivel anatómico, motor, sensitivo,  neurológico y de autonomía.

Desarrolla el patrón cruzado, función neurológica que hace posible el desplazamiento organizado y equilibrado del cuerpo.  Se coordina brazo derecho con pie izquierdo y brazo izquierdo con pie derecho.

Veamos los beneficios del gateo:

  • Se conectan ambos hemisferios cerebrales y crea rutas de información, lo que permitirá que la información pase de un hemisferio a otro más rápido. Esto construye las bases de funciones superiores de movimiento y cognitivas.
  • Desarrolla el sistema vestibular y el sistema propioceptivo, los cuales se encargan de informarnos de donde se encuentran las partes de nuestro cuerpo. Son quienes nos ayudan a crear un movimiento armónico y rítmico. El sistema vestibular se encarga de nuestro equilibrio.
  • Le proporciona mayor capacidad respiratoria, mayor oxigenación del cerebro por tanto.
  • A través del gateo, el bebe aprende a manejar la gravedad.
  • Desarrolla la convergencia visual y posibilita el enfoque de ambos ojos.
  • Permite desarrollar en las manos la motricidad fina.
  • Potencia la visión periférica que es la que nos permite orientarnos por el espacio
  • Ayuda a establecer la futura lateralización
  • Desarrolla la percepción temporal y espacial tras descubrir la velocidad y la distancia ayudándole a medir el mundo que le rodea.
  • Facilita el aprendizaje de la lecto- escritura a través del desarrollo de la coordinación cerebral ojo mano
  • Fomenta el desarrollo de la planificación motora
  • Estimula la conciencia corporal y espacial, descubre el tamaño y la ubicación de su cuerpo, conceptos importantes para la adquisición de la lecto -escritura y las matemáticas.
  • Se tonifican los músculos de brazos, hombros, espalda y cuello. Se fortalecen las articulaciones, lo que favorecerá mantener la columna recta en bipedestación.
  • Aprende a ponerse de pie, volver al suelo, sentarse etc. lo que le permite desplazarse a su antojo fomentando su autonomía e iniciativa.
  • Encontrará sus primeros problemas a solucionar: como llegar a un objeto, cómo subir un escalón etc. lo que despertará su inteligencia.
  • Entrena los reflejos de caída, algo muy útil cuando comiencen a andar, pues sus caídas serán menores.

Por todo esto es importante no quitarles la oportunidad de moverse a sus anchas por el suelo, reducir o eliminar el uso de hamacas, cochecitos, parques, tronas fuera de las comidas etc. La forma de controlar el ambiente para que el niño gatee, es precisamente no disponer de tanta objeto “retenedor de niños”. Volver a la crianza que más ha predominado a lo largo de la humanidad. Y es que esos pequeños inventos son muy recientes en nuestra historia.

Quizá aún sin quitarles dicha oportunidad, o dicho de otro modo, devolviéndoles la oportunidad de moverse a sus anchas, de ser ellos mismos, seguimos viendo que pasan las semanas y el niños no gatea, podemos  pasar tiempo con ellos en el suelo, con pequeños juegos que inciten el gateo.

Lo mejor que podemos hacer por ellos, es eliminar del entorno todos los peligros, adaptando la casa a nuestros pequeños y dejarles en libertad la posibilidad de desarrollarse y experimentar.

Ainhoa Muñoz